¿Y por qué no?

Verba volant, scripta manent.

martes, 31 de enero de 2017

Bendita madurez

Hay un momento en tu vida en el que te das cuenta que no puedes seguir así, no puedes seguir fingiendo que todo va bien y que la vida así es bonita; no, no nos merecemos algo así. Por eso cuando nos sentimos así hay que romper, romper con toda esa monotonía y empezar de cero. Es momento de dejar atrás esas amistades que ya no nos llenan, dejar de hacer cosas porque sí y dejar que la vida nos sorprenda; claro que todo eso duele, pero algún día te despertarás siendo tu misma y alegrándote de haber hecho todo esto para sentirte bien. Es momento de decidir quiénes queremos ser y encontrar eso que de verdad te llene, ya sea la familia, una pareja, un animal, un amigo o tú mismo; aunque a mucha gente le cueste creer esto. Es momento de reír porque si. Es momento de ir al bar a emborracharnos solos y ser felices porque te da igual lo que digan los demás. Es momento de disfrutar de tu familia que son los que de verdad van a estar siempre. Es momento de salir a correr bajo la lluvia. Es momento de sentirnos libres sin ataduras. Es momento de querernos más de los que nunca nos va a querer nadie.

Somos jóvenes, estamos en edad de vivir la vida, de disfrutar de las cosas que realmente nos hacen felices y de conocernos, sobretodo eso, ser capaces de encontrarnos y saber quiénes somos. A lo mejor pensamos que la vida así está hecha para nosotros, estar ocupado las 24 horas del días, cuando a lo mejor lo que necesitamos es 24 horas de soledad. Mucha gente tarda mucho en encontrarse, porque vive cómoda con la vida que tiene o porque la gente que tiene a su alrededor no la deja crecer. La sociedad nos dice que tenemos que ser personas super sociables, salir de fiesta cada día, no quedarse en casa y muchas veces hasta es reticente con hacer planes sola; pero la gente que piensa eso es que no es capaz de descubrir la magia de vivir feliz contigo mismo sin importar que estemos solos o acompañados. 


Puede que mi mayor error o mi mayor mérito haya sido dejar atrás todo aquello que no me hacía sentirme bien, no lo sé, sólo sé que me he convertido en alguien diferente gracias a todas esas pequeñas decisiones que fui tomando en los últimos años. Nunca pensé, que yo misma, pudiera sentirme orgullosa de mi misma viendo en lo que me había convertido. Llegaron los días en los que no tenía planes con el mundo, los tenía conmigo misma, y creedme esos planes no los cambiaría por nada del mundo. Nunca me había sentido tan llena con tan poco, porque lo poco que tengo es lo único que necesito. A algunas personas esta madurez le llega tarde, a otras muy pronto, pero a mí, me llegó en el momento perfecto para conocerme y dejar que mi familia y unos pocos me conocieran de verdad.

2 comentarios:

  1. Pero qué razón tienes, cielo mío. Cuánta razón y qué buena decisión, me gustas más cuando estás feliz.

    Un besín :3

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias mi preciosa!

    ResponderEliminar